Quiénes Somos


Sala Antonio Quintana-Fotociclope Galería

Osvaldo Briceño Echegaray, fotógrafo.

Varias son las motivaciones que llevaron a Osvaldo a iniciarse en este oficio. Sus padres, por entregarle el legado artístico y enseñarle la observación de las cosas, las pinturas de Courbet y Monet, las abejas y Saint-Exupéry, y con el tiempo, Sergio Larraín y Antonio Quintana, fuentes de profunda admiración y estímulo.

Antes de levantar su propia cámara en 1978, ya había hecho tomas de retratos e instantáneas con la máquina fotográfica de familia, una Kodak Brownie, en algunas ocasiones y paseos.

Con su primera cámara, usada y sin fotómetro (Kowa), comenzó a conocer el mundo, sus luces y monocromías; aprendiendo a mirar y componer a través de un rectángulo. Luego a procesar el material de forma erudita con los químicos, experimentando con fórmulas y tablas propias, tomándole un cariño especial a la alquimia y magia que guarda el Cuarto Oscuro.

Así, Osvaldo no soltó más su cámara hasta el día de hoy.
Sus estudios y experiencias en el oficio fueron creciendo rápidamente. En los primeros años (1980 – 81) ya había hecho un reportaje sobre el rito religioso mapuche pehuenche en Alto Bío Bío, para medios escritos y Museo de Historia Natural. Luego se avocó a hacer retratos y a la fotografía publicitaria.
Paralelamente se introdujo en el mundo gráfico del diseño y las imprentas. Varios libros y catálogos fueron diseñados e ilustrados con sus imágenes para entidades gubernamentales y empresariales.

Trabajó en medios de prensa, tales como La Tercera, Qué Pasa, Primer Plano y La Época. En temas de foto periodismo, Osvaldo hizo fotografías de política, policía, deporte, entrevistas y reportajes.
También fue socio fundador de Laboratorio Fotocíclope, Amauta y Agencia Cinco.
Fue miembro de la Asociación de Fotógrafos Independientes, AFI.
Más de diez años entregó sus servicios al equipo del Departamento de Fotografía de La Presidencia, adquiriendo ahí, una importante experiencia humana y profesional.

Ha participado en diversas exposiciones colectivas e individuales en Chile y el extranjero.
Osvaldo fotografió muchos temas por encargo, en la que se especializó prolijamente en fotografía de paisajes y naturaleza. También lo hizo en espectáculos; obras de teatro y grupos musicales. No es menor el formidable archivo que posee.
Desde el año 2008 decidió tener un punto de venta de sus fotografías autorales con el tema de paisajes urbanos de Valparaíso. Uno de los fines fue renunciar a la fotografía por encargo para realizar en plenitud lo que más le gusta a este fotógrafo: “Mirar y admirar, sentirme emocionado, capturar y trabajar mi fotografía”.
En el año 2012 se abren las puertas de una Galería dedicada exclusivamente para exposición y ventas de Fotografías de Autor en el cerro Concepción de Valparaíso, Galería Fotocíclope. En esta galería, Osvaldo presenta sus mejores trabajos desde que reside en esta ciudad, ofreciendo sus obras fotográficas a los visitantes del mundo.

“No intento sacar conclusiones sobre la fotografía,
pero intento hacerlas con lo que siento en ese instante
y lo sumo al terminarla en el laboratorio.
Ahí concluyo en una expresión y la hago invisible a mis ojos
para sentirla y verla con el alma”.

Osvaldo Briceño Echegaray, photographer.

There were many motivations that lead Osvaldo into this profession.
His parents played an important role by introducing him to art and the observation of the world around him. The paintings of Coubert and Monet, Saint Exupery’s Little Prince, the photography of Sergio Larraín and Antonio Quintana, and the laboriousness of bees were also a constant source of inspiration to him.

Before picking up the first camera he ever owned in 1978 — a used “Kowa” without a photometer, — he had already made a few portraits with a borrowed “Kodak Brownie”. He began to discover light and monochromes, learning how to look and compose through a rectangle.

Briceño’s next step was to process the material with chemicals and formulas, to develop film and print copies, that evolved into a special bound with the magic of the dark room.

During his career, Osvaldo has done work on many subjects: the religious rites of the mapuche people for the natural history museum, publicitary photography for several private businesses and governmental organizations. He worked in printed media such us “La Tercera” (daily newspaper), “Qué pasa” (magazine), “Primer Plano” (magazine), “La Época” (daily newspaper). He co-founded the “Fotocíclope Laboratory”, “Gráfica Amauta” and “Agencia 5” and became a member of AFI (the Independent Photographers’ Association). He was also on the staff of the Photography Department of the Presidency for over 10 years.

He gathered an important amount of experience by doing photographic assignments and managed to put together a considerably large photographic archive. In 2008, he decided to create a place of his own to show photographs of urban landscapes of Valparaíso and, in 2012 he opened his own “Fotocíclope Gallery” to display his work. It is located on Concepción Hill in Valparaíso, Chile.

“I don´t attempt to draw conclusions about photography.
Instinct guides me, and the lab gives me the tools to shape it.”